lunes, 7 de noviembre de 2016

El corte de cabello, una forma de generar nuevas energías

cortar el cabello, corte de cabello, frases de amor


De un tiempo acá, las cosas cambiaron, mi edad aumentó y de paso, mi peso también. 
En un ciclo vital lleno de giros inesperados y otros planeados, decidí hacer algo para reposar de tanto carga montón. 

Entre el trabajo, la abrupta ruptura amorosa que tuve y el distanciamiento de amistades que hoy ni suman, me tomé un día de pausa. Sin saber a donde iba, llegué a la peluquería, no sabía exactamente que quería, pero tenía esa necesidad de verme diferente. 

Mi primera opción fue comprarme ropa, pero me quedé con la segunda y fue cortarme el cabello. Lo tenía tan largo que las estilistas me ofrecieron comprármelo para extensiones, pero preferí donarlo. Una vez que las tijeras hacían su trabajo, veía como mi cabello caía y caía, hasta que le dije a la mujer “para, ya no sigas por favor”. 

Ella, muy amablemente me complació y cuando terminó con su trabajo pude verme como esperaba, diferente.


A veces pasa que te aburres de tu misma imagen, de tu misma rutina, de las mismas personas, de los mismos lugares, en esos momentos solo necesitaba estar a solas y hacer algo que, al menos, por un buen tiempo, me haga ver distinta cada vez que me asome al espejo. Una vez escuché que "el cambio nos da una nueva energía para seguir adelante", hoy sé que es así.

viernes, 4 de noviembre de 2016

¡Mierda tengo cáncer! ¿qué hago?

¡Mierda tengo cáncer! ¿qué hago?

Hace unos días realicé un entrevista para Diario-Correo al autor del libro ¡Mierda tengo cáncer! ¿qué hago? de Roberto Ibáñez, quien, a los 27 años fue diagnosticado de cáncer, llamado melanoma (cáncer a la piel). 
Cuando el ejemplar llegó a mi escritorio pensé que estaba escrito en un lenguaje médico. Cuando lo abrí, puedo decir que ha sido una experiencia conmovedora que no solo sirve para personas con esta enfermedad, sino, para todos. Porque explica cómo una persona que padece esta enfermedad disfruta el día a día al saber que quizás pronto se irá de este mundo. "...por eso me despierto cada mañana y trato de hacer lo que quiero, no lo que debo"
Además, no solo trata solo cómo ha sido el proceso de su enfermedad, sino también relata sobre las enseñanzas que tuvo de niño y como le sirve ahora, por ejemplo, su madre le decía qué, la palabra negocio provenía del latín nec y ocium, y juntas significa sin ocio. "Para generar nuevos negocios hay que tener momentos de ocio donde se te ocurran buenas ideas, relajarte y estar tranquilo, y después ponerse a trabajar para negar el ocio." esto fue lo que su mamá le inculcó, por eso Roberto, a su corta edad ya tenía una empresa de publicidad y un bar.
Su libro, como él mismo lo dice, es un legado de su enseñanza, un testimonio de vida que ahora sirve para otros, vivir el día a día y sobre todo hacer lo que amas.
Roberto me dijo que probablemente si no hubiera tenido cáncer no hubiera valorado la vida como lo hace ahora. 

¡Mierda tengo cáncer! ¿qué hago?

¡Mierda tengo cáncer! ¿qué hago? De Roberto Ibáñez.

Libro: ¡Mierda tengo cáncer! ¿qué hago? De Roberto Ibáñez.