domingo, 18 de junio de 2017

Para papá


Dos de las cosas que hoy me gusta hacer, leer y manejar bicicleta, se las debo a mi padre. Sin saber lo que pasaría en el futuro, él no tuvo mejor idea que ‘castigarme’ mandándome a leer cada vez que hacía algo no aceptable. En ese tiempo pensaba que era el peor castigo, que me odiaba por hacerme eso, pero una de las primeras lecturas que tuve, es una de las que hasta el día de hoy recuerdo. La bicicleta rosada que me regaló junto a las rueditas que les acompañaban a los costados para que yo no cayera, fue uno de los mejores regalos que he tenido. Las tardes de verano y sus ganas por enseñarme a manejar bici para no perder el equilibrio, son uno de los recuerdos que me han marcado más que el tatuaje que llevo en mi hombro. No hay duda que es de adulto donde uno recapitula esos momentos y al revivirlo en la mente, se hacen agua en los ojos, mientras el corazón bombea más rápido. Porque es justo ahí, donde el amor -el verdadero amor- florece desde lo más profundo al saber cuánto le agradezco por haberme dado tanto. Pero, sobre todo por enseñarme que el amor, no hay que decirlo, hay que demostrarlo, tal y como él hasta el día de hoy lo hace.


Te amo papi. 

martes, 13 de junio de 2017

Rojo

frases de amor, frases

Cuando no puedes estar en los momentos especiales de alguien, al pensarlo tanto, la distancia se rompe, el resentimiento se diluye y los corazones de unen.





viernes, 9 de junio de 2017

Once


frases de amor, yoga, amor


Después de desgastar la palabra amor y de confundir ciertos detalles, volví a eso que no quería. Tengo la manía de reiniciar mi mente y mi corazón cuando algo me hiere, siento que, en el transcurso de mi vida, aprendí a presionar ese botón imaginario en el instante adecuado. Es como una alerta interna que me avisa cuando mi paz está en peligro. Pero tengo el don del extremo y realmente, intento evitarlo, pero tengo aún esa absurda costumbre, de regresar a ese pasado que hasta ahora he idealizado como “el amor perfecto”. 

Entonces en esta soledad que me enriquece el alma –porque realmente amo la soledad- entiendo que al menos, esa necesidad de querer de alguien ya no es un vicio, esa etapa de dependencia afectiva la dejé cuando a los veinte años un día descubrí que el amor es una decisión. Pero más que eso, me descubrí a mí, siendo humanamente imperfecta, pero también aprendí a perdonarme y ver con el corazón el mundo para descubrir lo mejor de mí y lo mejor de todo aquello que me suma energías. 


lunes, 22 de mayo de 2017

Mudanza

mudanza, independencia


Luego de varios meses, entre el cambio de casa y el adaptarme a un nuevo lugar, llegué a la conclusión que odio las mudanzas. Probablemente me cueste mucho salir en un tiempo de aquí y no necesariamente por el sitio, sino por los momentos que voy dejando día a día bajo ese techo. Mientras reposaba en el mueble de la sala iba pensando cómo podía decorar el ambiente para que se vea mejor y darle más vida a las paredes. Comencé a hacer un bosquejo de las cosas que podría poner, de pronto, una nube negra se detuvo en mi cabeza y comenzaron a mojar literalmente mis ideas. ¿Para qué vas a hacer tantas cosas si no te quedarás siempre aquí? “vas a dañar las paredes luego tendrás que reponerlas”, fueron parte de los pensamientos que rondaron en mí y en mis ganas de mejorar la casa.

Al poco rato, recordé las veces que anhelaba vivir sola, sobre cuánto deseaba tener mi propio espacio para decorarlo a mi manera y usar colores sin necesidad que sean neutros. Ahora que llegó el momento, no iba a dejar que nada ni nadie arruine eso. Ni mucho menos, esa nube negra que pasa por la cabeza de todos en algún instante. Esa nube que debemos eliminar de nuestro ‘clima interno’ para que no quite la calidez de los buenos momentos. No importa si no es mucho el tiempo que viva en esta casa, finalmente, mientras lo sienta mío, en mi hogar, los detalles si cuentan. 


jueves, 11 de mayo de 2017

Iluminación espiritual

soledad, iluminación, libros


Una vez más me encontré en el lugar que mi cuerpo reclama cada vez que se siente saturado, entonces la tranquilidad me alberga desde el interior, intentando ser cada vez habitual y menos forzoso. Siento los recuerdos como un repaso para aprender, para crecer, para fortalecer aquellos lazos que quedaron sueltos. Me detengo en ciertos momentos y confirmo finales, cambios y por fin sé qué es lo que siente luego de tomar la decisión correcta.

Fin 24




viernes, 21 de abril de 2017

Carta al pasado

el eterno resplandor de una mente sin recuerdos


He intentado comunicarme contigo de cualquier forma, cerrando los ojos, desempolvando recuerdos, buscando fotos. Bastó con volver a escuchar la melodía de aquél momento para retroceder y volver a ti. Quiero decirte que te he echado de menos, que he extrañado el ruido que soltabas cuando me apretabas justo en ti. Que aún a lo lejos siento el olor de tu cansancio mezclado con el aroma de tu perfume natural, ese, del que siempre quería tener en mí.

Intenté buscarte en el pasado, pero olvidé que el pasado no tiene teléfono, no usa tecnología y es muy probable que no exista. Absurdamente esperé siempre a la misma hora por ti y nunca te vi. Canté una y mil veces la canción que tanto nos gustaba para llamar a la esencia de tu alma, creyendo ilusamente en el poder de la mente, en la telepatía. Creyendo por inocencia en tus promesas. Te busco para despedirme de ti y quizás esta es una muy buena excusa para desfogar aquello que callé por miedo a tu ira. Sí, miedo a ver tus gestos transformados y tus palabras más fuertes que cualquier bofetada. Pero no tiene caso decirlo ahora. Creo que algún día me cruzaré en algún lugar contigo y de nuevo sabré, aunque aún con un poco de necedad, que lo mejor fue dejar que busques aquello que no encontraste en mí.

Como todo cuento, deja una moraleja. La mía fue entender que amar a alguien no es lo necesario para tenerla por siempre, porque aun amándote a mi manera no fue la forma que tu querías ser amado. ¿Confuso verdad? Me llevó 286 días entenderlo y tragarlo como algo que no te agrada, con esfuerzo. Sin respirar y sin pensarlo. Te eché de menos muchos días, nos perdimos muchas celebraciones, muchos abrazos, mucho camino. Pero tú ya no estás, quizás tu cuerpo pero no ese encanto que me conquistó y aunque esta carta nunca la leerás, quiero que sepas algo. A pesar que suene un tanto soberbio, y es que, sé que yo conocí la mejor versión de ti.

Febrero 14'

martes, 18 de abril de 2017

Eleanor y Park

Eleanor y Park, Frases


Últimamente han llegado a mí, historias de personas que luego de años terminan separándose y entonces me pregunto: ¿no es el tiempo el que hace unir más a una pareja? Parece ser que no o por lo general, es un no. Luego pasa que, conoces a alguien y en pocos meses terminan siendo el uno para el otro. 

Entonces pensé que quizás he tenido de cerca al “amor de mi vida” en el paradero, bajando del tren, subiendo al bus o que tal vez he chocado con él cuando he estado distraída o quizás nos hemos mirado en una librería, posiblemente hasta está cerca de mí y aún no lo sabemos. Así de absurda es la vida, así de irónico resulta ser el amor. 


viernes, 14 de abril de 2017

Aire

semana santa, reflexiones, frases

Esperamos estar en silencio y solos, para encontrar esa parte que a veces se va y que en otras viene, no se trata de religiones, se trata de hacer las cosas bien. Estos días, pueden servir para reflexionar sobre aquello que olvidamos y que a veces hacemos sin querer. Para recordar lo importante que es perdonarnos, pero sobre todo perdonar, de reiniciarse, de conseguir lo que uno desea con humildad, sin olvidar a las personas que nos sostuvieron.

Es como hacer una pausa dentro de tanto ruido para acercarnos a aquellos que nos habíamos alejado, de ganarle al tiempo y decir esa palabra tan pequeña pero tan inmensa que puede hacer magia en el otro, decir todos los “te quiero”, “te extraño”, “gracias” y más pueden elevar los niveles de felicidad en los demás. La gratitud y la bondad, nos hacen ser seres luminosos, el encuentro con el ser divino nos da paz, al menos para mí, todo eso, significa tener fe.