miércoles, 13 de septiembre de 2017

Vive bonito

blog, frases de amor, libros

Como todas las noches —antes de dormir— pensaba sobre el poco tiempo que paso en casa. La rutina del trabajo y otras actividades, hacen que esté más fuera que dentro. Comencé a poner un poco de orden al claro desorden que había en la sala, mientras limpiaba el pequeño espacio que he hecho mío desde que estoy aquí. Al principio me pareció algo absurdo contemplar mi librero, pero sentí que realmente hay una parte de mí ahí. 

Los libros que he leído, los que me faltan leer, los cuadros con ese algo especial y así, sentí un consuelo al saber que, aunque no pase muchas horas en mi hogar, cuando eso sí sucede, lo puedo disfrutar enormemente.


Hacemos nuestro lo que nos ‘cuesta’ —no exactamente dinero— sino dedicación. Al depositar nuestra inspiración en cada rincón, en cada espacio, dejando una parte de nuestra esencia en eso tan vital que se llama hogar. 


lunes, 4 de septiembre de 2017

Dos

her, Frases, Película Her


— ¿Por qué me miras así? — le dije, al ver que no me quitaba los ojos de mis ojos. En vista que no lo dejó de hacer, fingí hacer algo importante para desviar su mirada.
— Sigues igual como cuando tenías 22 años, Lucía
— Lo dudo, he cambiado mucho, lo sé porque me he visto en fotos
Se sonrió y me dijo —sigues sin maquillarte en exceso, sin pintarte los labios, aun mantienes tu belleza natural.

En vista que me estaba poniendo nerviosa por sus halagos, aproveché el momento y le hice la pregunta que había esperado por meses hacerla.
 — ¿Por qué estuviste a mi lado tantísimos años?
 — ¿No lo sabes? Siguió con esa sonrisa permanente mientras me decía: tú tienes ese algo que no se ve así nada más, así como ese lado inexplicable de tu capricho, pero así hay gente como yo, que le gusta lo lioso, porque sabe que eso es lo interesante de despertar junto alguien como tú, que siempre te dará algo nuevo.

 Los ojos se me llenaron de recuerdos, de vacíos, de agradecimiento. Cogí sus manos –como hace tanto tiempo no lo hacía- y le dije literalmente el diálogo de una de las películas que me hacía llorar a cántaros mientras él me abrazaba en su regazo. “He estado sentada aquí pensando en todas las cosas por las que quiero disculparme. Todo el dolor que nos causamos mutuamente. De todo por lo que te culpé. Todo lo que necesitaba que fueras o dijeras. Lamento eso. Siempre te amaré por qué crecimos juntos. Y me ayudaste a ser quien soy. Solo quería que supieras que siempre habrá una parte de ti dentro de mí. Y estoy agradecida por eso. En quien sea que te conviertas y donde sea que te encuentres en el mundo te envío mi amor.”



 [.] 


domingo, 13 de agosto de 2017

Paz

blogs, frases, amor, libros



Cuando sin remordimientos cierro los ojos 
y anhelo desde el corazón que
el amor sea siempre: 
el comienzo y el final.





jueves, 13 de julio de 2017

La estación del tren

Lucía en el Sexo, Frases de amor, Estación del tren


Un día pensé: ¿qué pasa si lo veo con su nueva novia? una parte de mí, aseguraba que, para ese entonces, ya no habría secuelas de ese amor. Otra, un tanto insegura, afirmaba que me ayudaría a entender que no habría un futuro entre los dos.

Pasaron semanas y esos pensamientos angustiantes se fueron disipando. Llegó el día de mi consulta en la clínica, intenté llegar lo más puntual posible, así que opté por tomar el tren. Dieron las 5:45 PM y yo ya estaba bajando las escaleras para la salida de la estación. Entre todas las personas que cruzaban, vi subir a un hombre acompañado de una mujer.

Su cabello rizado y sus ojos marrones, me llamaron la atención, era mi ex y su nueva novia, de los que tanto había pensado hace un tiempo. Me detuve en el escalón, él también junto con ella. Fueron segundos, pero las piernas me comenzaron a temblar y las manos me sudaron de inmediato, solté una sonrisa nerviosa y Agus solo me miró con consuelo para luego seguir con su camino.

Bajé apresuradamente, mientras los ojos se me llenaban de lágrimas y el corazón me palpitaba como queriendo saltar de mi misma. Los recuerdos de nuestro pasado me invadían todos los hemisferios. Lloré, no me contuve hasta llegar al paradero del metro, guardé el libro que tenía en las manos, saqué mi pañuelo, cerré mi cartera y me tapé el rostro con fuerza. Respiré desde lo más hondo de mi ser, inhalé mi pasado y exhalé mi presente. –Ya lo viste, ¿ahora entiendes que ya no van a regresar? - me dije mientras caminaba mirando al cielo.
La premonición de lo que imaginé sucedió, no como lo esperé, todo al revés, pero pasó. Sin embargo, en ese momento sabía que algo en mí acababa de cerrarse. Las puertas de mi esperanza se opacaron por completo. Sus promesas terminaron por romper todo contrato con mi amor y comencé a soltar.

Esa tarde, no llegué a mi cita médica, sentí que necesitaba caminar para expectorar los residuos de él que quedaban en mí. Caminé mucho, como recogiendo mis pasos junto a Agus. Terminé por eliminar mucho pasado, mucha historia, muchas expectativas y cuando por fin lo acepté, empecé a mirarlo otra vez como a cualquier hombre. Más no, como al ‘amor de mi vida’.



lunes, 10 de julio de 2017

Luna

Luna, Frases de amor, Blog



Hace unos días, alguien me preguntó si había perdido a alguien que realmente me importara, todo a raíz de enterarnos de la muerte del esposo de una amiga. No, respondí de inmediato, porque me detuve en pensar qué es realmente “perder” a una persona. 

En mi mente fui armando una mezcla de historias, de personas que entraron en mi vida, que se fueron, otras que importaron, hoy que siguen, otras que no. Entonces pensé que las personas que amo, están con vida –gracias a Dios- y que no se trata de estar cerca de ellas –necesariamente- se trata que aún a lo lejos, guardes los mejores deseos para ellos al pensarlos. Que con solo recordarlos, remontes en tu memoria gratos momentos. Entendí lo importante que es recordar a mis padres -sobre todo- lo agradecida que estoy con ellos.



-No, no sé qué es perder a alguien que amas- le dije.


martes, 4 de julio de 2017

Diario de Lucía | Invierno



Hace cuatro meses que vivo sola, la experiencia va siendo como un aprendizaje diario y cada vez que intuyo que algo va mal, voy a la página uno de este diario para releer aquellas “normas” que escribí sobre lo que deseo en esta etapa de introspección mágica. 

Algunas de estas reglas me las sé casi de memoria, pero hay otras que había olvidado y otras cuantas, que me enorgullecen haberlas cumplido. Desde que llegué a mi nuevo hogar, me planteé la idea de no exigirme, de darme tiempo para todo, pero sin presiones. Que limpiar la casa no sea una obligación, pero si algo necesario, que debía de cambiar el hábito de irme a dormir viendo tele y que era mejor hacerlo leyendo, que tenía que hacer más comida casera y menos comida de afuera. 

En estos casi 120 días de mudada, descubrí muchas cosas en mí, una de ellas es que amo cocinar. Es increíble la evolución que hubo en mí desde que ya no hay nadie más que lo pueda hacer, antes era un “deber” más que una pasión, ahora llegar a casa y tener hambre es placentero. Escribo en mi libreta de notas, recetas para hacerlas en mis días libres, veo vídeos sobre platos que antes se me hacían casi imposibles siquiera pensar que lo podía hacer. Ahora, los fines de semana son como una cita, el delantal floreado y la luz tenue de mi cocina, es mi lugar romántico. 

El universo nos sorprende, con cada cambio y de cada temor nos demuestra de qué somos capaces para evolucionar y ser mejores. 



domingo, 18 de junio de 2017

Para papá


Dos de las cosas que hoy me gusta hacer, leer y manejar bicicleta, se las debo a mi padre. Sin saber lo que pasaría en el futuro, él no tuvo mejor idea que ‘castigarme’ mandándome a leer cada vez que hacía algo no aceptable. En ese tiempo pensaba que era el peor castigo, que me odiaba por hacerme eso, pero una de las primeras lecturas que tuve, es una de las que hasta el día de hoy recuerdo. La bicicleta rosada que me regaló junto a las rueditas que les acompañaban a los costados para que yo no cayera, fue uno de los mejores regalos que he tenido. Las tardes de verano y sus ganas por enseñarme a manejar bici para no perder el equilibrio, son uno de los recuerdos que me han marcado más que el tatuaje que llevo en mi hombro. No hay duda que es de adulto donde uno recapitula esos momentos y al revivirlo en la mente, se hacen agua en los ojos, mientras el corazón bombea más rápido. Porque es justo ahí, donde el amor -el verdadero amor- florece desde lo más profundo al saber cuánto le agradezco por haberme dado tanto. Pero, sobre todo por enseñarme que el amor, no hay que decirlo, hay que demostrarlo, tal y como él hasta el día de hoy lo hace.


Te amo papi. 

martes, 13 de junio de 2017

Rojo

frases de amor, frases

Cuando no puedes estar en los momentos especiales de alguien, al pensarlo tanto, la distancia se rompe, el resentimiento se diluye y los corazones de unen.