viernes, 26 de septiembre de 2014

Solo las puntas

Solo las puntas , terminar con una relacion, ansiedad, como me corto el cabello


Era un día de esos, donde tienes que hacer algo, donde la ansiedad toma terreno, atormenta y gana. 

Alicia me llamó un sábado por la mañana –como era de costumbre- me ofreció pasar por mí, ir a comer algo y luego que le ayude a decidir en algo importante para ella. No titubeé y acepté de inmediato, aunque su última propuesta me dejó con algunas dudas, pero asumí que ella luego me lo explicaría. 
Entramos a comer, en el lugar de siempre, ordenamos el plato de costumbre y me sorprendió con algo que no esperaba.

Alicia siempre fue una mujer alegre, algo reservada, tenaz y muy amiga mía. Tenía una relación algo extensa, sin compromiso alguno pero que a la vez inspiraba mucho amor. Casi nunca me hablaba de problemas con él, ni recuerdo haberla visto sufrir por amor. Sin embargo, ese día la vi muy ansiosa, como si la vida se le fuera acabar ese sábado mañanero.

-Terminé con Pablo- el tenedor que se acercaba a mi boca se detuvo y sin preguntar nada ella prosiguió – la monotonía me cansó, se lo dije y me salió con que él también sentía lo mismo, así que decidimos cortar ambos o quizás yo di la iniciativa, el punto es que no volverás a escuchar el nombre Pablo de mí boca-

No pensé que era una broma, ya que Alicia para esos temas es muy cuidadosa, entonces le pregunté si sentía bien después de esa decisión, dijo que si, que se sentía con ganas de hacer cosas distintas y que por favor ya no le hablará más de ese tema. Sin insistir, acepté amigablemente su petición. 
La conversación fluyó con naturalidad, aunque yo tenía algunas preguntas, pero recordaba lo que ella me había pedido. Y como las amigas somos “cómplices” no fui curiosa y seguí comiendo mi plato frío.

Al terminar la comida, paseamos por una avenida muy comercial: ropa, regalos, spa, restaurantes y más, hasta que Alicia vio un letrero con colores llamativos que decía “Peluquería”. – Aquí quiero entrar – dijo entusiasmada, la miré con asombro porque ella amaba su cabello largo y liso. Lo cuidaba más que a Pablo –figurativamente- e  invertía mucho dinero en cremas para su cabellera brillosa. Entonces le dije – ¿Hablas en serio?  Tú cabello se ve genial- Alicia insistió – quiero hacer algo diferente, quiero verme distinta- dijo.

Cuando uno termina con una relación, inconscientemente quiere cambiar, busca descubrir cosas nuevas y reemplazar ese espacio que ahora está vacío. Supuse que eso le pasaba a Alicia, así que sin recriminarle nada dije que le acompañaría, a pesar de mi observación.
Rápidamente, la capa ya cubría sus hombros, su cabello ya lo tenía el vanidoso estilista y las tijeras ya se sonaban con sus golpes de metal. No escuché que Alicia hubiera advertido al joven las clásicas frases que decimos las mujeres: “sólo las puntas” “dos dedos nada más” “conserve mi largo”. Parece que ella se sentó e hizo que él hiciera de su cabello sedoso lo que quisiese. La miraba con asombro y fijamente, pero ella seguía feliz. Creo que pensaba que cortándose el cabello cortaría su pasado. En fin.

Cogí unas revistas y hojeé algunas páginas mirando las tendencias de cortes para mujeres, cuando escuché una objeción de Alicia algo acongojada – ¿Qué has hecho?- dijo con fuerza. El estilista respondió velozmente – dijiste que querías un cambio de look eso hice-
Miré hacía el piso y el cabello de Alicia ahora era historia, era parte de futuras extensiones o pelo para peluca. La mitad de su sedoso cabello ya no era más parte de ella. Salimos casi corriendo como si hubiéramos hecho algo malo. En el camino intenté hacerle creer que no le quedaba tan mal, aunque no sólo se le veía distinta, sino que parecía que hubieran confabulado en su contra el estilista, la tijera y su ansiedad. Después de aquel sábado, no supe de Alicia por unos días, ni de ella ni de su cabello.

Cuando nos encontramos con muchas emociones juntas, es difícil decidir y más aún cuando te repites una y otra vez que –QUIERES ALGO DISTINTO- con los días entendí que Alicia por ser muy reservada con esos temas, en vez de decirme que le afectaba la separación con Pablo, sólo dijo que quería distraerse y salir de la rutina. Pero ella prefirió disimular su recuerdo y tomó una decisión de cambio –en este caso de look- en el momento menos adecuado.

A la semanas Alicia habló del tema de Pablo por si sola y dijo que en vez de olvidarlo, cada vez que miraba su cabello se acordaba de él, porque ella no quería cortar su cabello, si no a él, pero de su cabeza, de su mente. Le pregunté las dudas que yo tenía aquella vez sobre su ruptura y ella contestó ahora más aliviada y sin ansiedad.

- Alicia – Todo acabo de pronto, sin darme cuenta
- Yo - Quizás si te diste cuenta pero no quisiste aceptarlo, creo que sólo alargaste el   tiempo pero no los sentimientos.

Moraleja: Cuando termines una relación, no entres a tiendas pues puedes gastarte mucho dinero en cosas que no te agradan mucho, no comas en exceso (puedes engordar) no busques al chico que siempre quiso estar contigo pues sería muy notorio y desesperado.  Ah! Y sobre todo, no te cortes el cabello y si lo haces, al menos adviértele al estilista y di: Sólo las puntas por favor.


miércoles, 10 de septiembre de 2014

Amor entre letras

para el, el leia para mi, amor de lectores, labios, frases de amor, relatos cortos, frases cortas


Él leía para mí muy despacio, mientras yo observaba el movimiento de sus labios con cada palabra que pronunciaba, con cada vocal que acentuaba. Entonces supe lo que quería para siempre. Era a él para empezar todas las mañanas de mi vida. 




jueves, 4 de septiembre de 2014

¿No sabes qué regalar?

detalles, que regalar a mi novio, detalles de papel, manualidades, detalles orginales, erase una vez asi, cajita decortativa






Hay regalos que no cuestan dinero, sino, cuestan tiempo. Siempre he pensado que los detalles hechos a mano muestran un lado muy romántico del otro.

Cuando llevas mucho tiempo con tu novio (a) sucede que ya no sabes que regalar, cada vez que se acerca el día de aniversario salta la pregunta ¿qué le regalo? Un día quería hacer algo diferente, que sea bonito pero a la vez útil, entonces busqué mis revistas recicladas y una de las cajas que siempre guardo y salió este detallito, espero que les guste. 


Materiales:

-          Revista y/o periódicos reciclados
-          1 caja del tamaño que desees de preferencia pequeña o mediana
-          Goma
-          Tijera
-          Y mucha creatividad

Pasos:

1. Ojea todas las páginas de las revistas o periódicos que tengas y recorta las palabras que quieres formar, por ejemplo para formar TE AMO junté y recorté palabras de un titular de la revista. Si tienes suerte algunas palabras estarán juntas, sino, tienes que recortar letra por letra hasta formar las frases que desees.

detalles, que regalar a mi novio, detalles de papel, manualidades, detalles orginales, erase una vez asi, cajita decortativa




2. Recorta de las mismas revistas una imagen para que lo uses como fondo y puedas pegar encima las frases recortadas.  

3. Una vez que tienes todo el material recortado, coges la cajita y le vas untando de goma y vas pegando la base, es decir el fondo que has elegido.

4. Luego de haber pegado el fondo, vas pegando ahora las frases en orden, comienza desde la parte que cierra la caja y vas bajando de derecha a izquierda, también le puedes agregar dibujitos que encuentres en las revistas, por ejemplo, yo le agregué esa estrellita que vi por ahí, para que le dé un toque más elaborado.


detalles, que regalar a mi novio, detalles de papel, manualidades, detalles orginales, erase una vez asi, cajita decortativa


5. Cuando tengas todo pegado dale toques finales con la goma para que no se salgan los papeles.

6. ¡Listo! Tienes tu cajita personalizada y con mensajes de lo que sientes o quieres expresar, lo pueden usar para guardar dinero, cartas, boletas ,etc. 





miércoles, 3 de septiembre de 2014

La niña que volaba

niña en columpio, erase una vez asi, recuerdos de la infancia, sentir pies libres, juego de ser libre, frases cortas, frases para reflexionar

Desde niña cuando sentía la necesidad de apartarme un momento de los problemas de "grandes", creer que volaba era mi juego favorito. Cerrar mis ojos, sentir mis pies en el aire y el frío ligero del viento en mis mejillas, era maravilloso. Ese momento es el mejor recuerdo de mi infancia. No el juego con las barbies, sino el juego de ser libre y poder volar en mi mente.