sábado, 8 de septiembre de 2012

¡Genial! Este es el camino.




La vida enseña a enamorarse.
El amor, a tomar decisiones.

Veo a toda esa gente amándose,
y confirmo que el amor sin esa chispa
de locura, no sería lo que es hoy.

La vida enseña a amar, pero también;
humanamente a olvidar lo que no importa ya.