lunes, 13 de noviembre de 2017

‘El amor es cuestión de fe’

erase una vez, el amor es fe, blog erase una vez, frases de amor

 Luego de mucha confusión, intentos frustrados y otras cosas, recapacité sobre las pocas o muchas personas de buen corazón que aún existen. Cogí un papel, una canción de Joaquín Sabina y escribí todo eso que me hizo sentir por primera —y única vez— enamorada. Sentía la necesidad de sentir un amor real, uno de esos que te hacen recordar que sí existe.
Entre muchas cosas, rescaté la nobleza del corazón de aquel hombre que me acompañó durante cinco años, quien me vio crecer, quien me siguió en diferentes etapas, pero quien también vio lo peor de mí y, aun así, decidió quedarse. 

El chico que está lleno de errores, pero que —ahora sé— ninguno como para apartarlo de mi vida. Comparé situaciones, analicé sus grandes cambios y el hombre quien ahora es. Exalté, sobre todo, su tierna voluntad de ser mejor guiado por la divinidad. El muchacho que me citaba todos los domingos a las 6 de la tarde en la iglesia, el que se enternecía al escucharme cantar canciones de paz.

La vida es un juego de azar que te prepara según experiencias para perder o ganar, pero que siempre, siempre, se aprende. Es el viaje que según a tus decisiones, te llevará a tu destino. El amor, como siempre lo creí, es cuestión de fe, es la decisión más importante que nos lleva a no confundir ese sentimiento tan importante con amistad o afinidad. Es la palabra que se construye, que se transforma en hechos y hasta en un para siempre. El amor tiene el poder de borrar con cualquier mal recuerdo o tropiezo, de perdonar, de perdonarte y sobre todo, de hacerte una mejor persona, si así lo deseas.

—Tú solo pídele lo que deseas a Dios con mucha fe y él te lo cumplirá, créeme. — Me aconsejó él, cuándo le dije que estaba confundida…
—¿A ti se te ha cumplido algo? Le pregunté

— ¿Por qué crees que hoy estamos hablando de nuevo ? — Me dijo.

4 comentarios: