viernes, 9 de junio de 2017

Once


frases de amor, yoga, amor


Después de desgastar la palabra amor y de confundir ciertos detalles, volví a eso que no quería. Tengo la manía de reiniciar mi mente y mi corazón cuando algo me hiere, siento que, en el transcurso de mi vida, aprendí a presionar ese botón imaginario en el instante adecuado. Es como una alerta interna que me avisa cuando mi paz está en peligro. Pero tengo el don del extremo y realmente, intento evitarlo, pero tengo aún esa absurda costumbre, de regresar a ese pasado que hasta ahora he idealizado como “el amor perfecto”. 

Entonces en esta soledad que me enriquece el alma –porque realmente amo la soledad- entiendo que al menos, esa necesidad de querer de alguien ya no es un vicio, esa etapa de dependencia afectiva la dejé cuando a los veinte años un día descubrí que el amor es una decisión. Pero más que eso, me descubrí a mí, siendo humanamente imperfecta, pero también aprendí a perdonarme y ver con el corazón el mundo para descubrir lo mejor de mí y lo mejor de todo aquello que me suma energías. 


1 comentario:

  1. En soledad se encuentran las respuestas, Julia.
    No dejes de escribir

    ResponderEliminar