lunes, 21 de marzo de 2016

La otra cara de la convivencia

convivencia, mi amiga se casa, convivir, amor propio

Mi mejor amiga se casa. La noticia ya se veía venir, no por algo tienen muchos años de novios. Y aunque me cause alegría y no por ser pincha globos, pero intento hacerle ver que –muy aparte que es bonito estar al lado de la persona que amas- también conlleva a muchos cambios y responsabilidades. Quizás por ahí habrá personas que no tengan mi misma visión, pero convivir con alguien es como comenzar una relación desde cero. Porque eso que tanto se escucha que cuando viven juntos es cuando conoces realmente a tu pareja tiene tanto de cierto como que el sol quema. Se necesita mucha madurez, mucha tolerancia, mucho valor para decir y no callar por perder a alguien. Se necesita un tanto de amor pero sobretodo AMOR PROPIO. Se necesita desligarte de tu nido, ya no habrá mamá que te atienda o lave la ropa, que te espere con la cena lista al llegar a casa. Ahora tú misma será quien muy independientemente tienes que hacerlo todo por ti, porque nadie más lo hará. Mi novio y yo estuvimos – y porque no decirlo que aún estamos – en la lucha de asumir esas responsabilidades con mayor conciencia. Hace un año que salí de casa para compartir mis días –por que decir mi vida es como si se la estuviera entregando – junto a él y no fue fácil al comienzo, cada uno llega con sus costumbres buenas y malas. Y si antes discutías por tonterías ahora las discusiones serán más tontamente por una toalla, un cepillo, por que dejó las zapatillas después del futbol en el cuarto, etc. Etc. Sin embargo, ya tenemos un año de sobre llevar esas diferencias, y digo diferencias porque los dos somos muy distintos pero si seguimos juntos es porque ese algo en común que fue y es nuestro amor. No quiero decir que no deseo que mi mejor amiga siga en la búsqueda del vestido blanco de sus sueños, solo quiero que no llegue al altar pensando que al vivir con él será como lo pintan las películas de Disney. Solo quiero darle un poco de la realidad de la convivencia, quizás el lado “malo” pero es ahí cuando realmente el amor se vuelve prioridad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario