miércoles, 20 de noviembre de 2013

No esperes. Sigue.


el eterno resplandor de una mente sin recuerdos, erase una vez asi, julia zavala, no esperes nada de nadie


Casi por los últimos meses la gente decide hacer especie de un “inventario” de las cosas útiles y las que ya no valen la pena, para poder seguir. Y quizás te das cuenta que justo para terminar el año, tienes que tomar una decisión, seguir o terminar.
Vas analizando la situación, haces un listado de todo lo bueno que te paso en el año, de lo malo, de las veces que más reíste y de las veces que más lloraste. Intentas buscar el núcleo del problema, de aquello que quizás ya está demás permitir dejar a tu lado.
Es así, como llegamos a una decisión, que desde muy en el fondo sabemos que será una nueva etapa, un final que traerá comienzos distintos. Pero sin embargo, estaremos mejores.

Esperamos más acciones que palabras y en ese listado que hiciste te das cuenta que hubieron más promesas que hechos. Nos las pasamos esperando cambios, esperando reivindicaciones de las personas que apreciamos, solo para sentir que no traicionaron a lo que entregamos. Dejando de lado que el tiempo es ahora y el mañana incierto, es por eso que las decisiones aunque a veces puedan ser difíciles, no son imposibles de proseguir.

Pensemos en nosotros mismos, en esa promesa que nos hicimos frente al espejo: sonreír siempre. Y recordar que una promesa es nada sino se demuestra en acciones.
No dejemos que otras personas cambien nuestro camino, ni que nos desvíen por el suyo. La vida está llena de sorpresas que tú misma puedes descubrir, sin esperar que alguien lo haga para ti. Esperar algo de los demás es arriesgarse y bien dice ConfucioExígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.



*Imágenes: El eterno resplandor de una mente sin recuerdos.


1 comentario: