jueves, 19 de enero de 2012

Cuentos


En todo sueño negro, hay un jardín de rosas.
No odio las rosas, pero si sus espinas.
El romanticismo tiene dos caras, así como
el silencio: es un secreto y una promesa.


*

No hay comentarios.:

Publicar un comentario