martes, 13 de septiembre de 2011

Primavera



El largo sueño, intenso y nubloso,
cayó lento y se desvaneció.

Y el olor de un día feliz
llegó al dejar descansar lo innecesario
y aprender a dominar las acciones.



Por que las bestias que por ratos se
apoderan del cuerpo mismo,
esperan ser domadas.


1 comentario: