domingo, 19 de junio de 2011

Confesiones I


Como si supieras del crimen, oigo tus sospechas.
La única malagradecia del castillo está
dispuesta a tolerar tu condena.

1 comentario: