viernes, 25 de febrero de 2011

El eterno resplandor



Es demasiado.

El instinto criminal que asecha

los días.

Y la calma es mi dulce compañía cuando tu estas.



(La tranquilidad que todos esperan algunas vez)


1 comentario: